miércoles, 3 de febrero de 2010

PALABRAS EN UN MOTEL AZUL V

Frío. Mi espalda se estrella en el helado espejo interior del armario con un ruído sordo.
Y un calor ardiente en los labios.
No sé por qué hemos acabado entre las sábanas negras del guardarropa en tu habitación azul. Apenas hay espacio para nuestros cuerpos erguidos y sudorosos entre las axfisiantes paredes de madera y el aire enrarecido.
Desde fuera llega la voz amortiguada de tu marido.
- Sofía, ¿dónde estás?
Tú contienes el aliento y me miras con ojos desorbitados. Yo bajo la vista, escrutando tu jersey a rayas medio desabrochado todavía, tus piernas desnudas y tus zapatos rojos de charol.
Fuera, él abre la puerta del baño.
- ¿Sofía?- su voz suena algo ansiosa a estas alturas. Noto que se tensan mis puños, tirando de tu pelo rubio, donde enredaba mis manos cuando entró el cabrón en la habitación.
Toda esta semana interminable, las miradas en el vestíbulo o en la playa, y al fin un arrebato y acabamos jadeando sobre tu cama azul, yo desabrochando con las manos temblorosas el último botón de tu jersey, tú deslizando hacia abajo los últimos centímetros de mi vaquero.
Entonces suenan sus pasos acercándose a la habitación, va a descubrirnos. Yo cierro los ojos y cuando los abro estamos a oscuras entre sábanas y ropa interior. Y él está ahí fuera, buscándote.
El deseo, contenido durante interminables días, parece indomable en estos momentos, sintiéndote tan cerca, habiéndome sentido yo mismo tan próximo a hacértelo ahí mismo, sobre tu cama, cinco minutos antes. Notando tu aliento exciado ahora mismo, a milímetros de mí, y todos tus músculos temblar contra mi piel.
- Sofía- su voz suena muy cerca ahora.
Nos miramos y descubro el pánico incontrolable en tus ojos. Antes de que grites, te atraigo hacia mí y estampo mi mano en tus labios. Tengo que concentrarme para no jadear ahora. Dios mío, lárgate de una vez.
- Sofía, el taxi nos está esperando en la entrada con las maletas guardadas desde hace diez minutos. Tenemos que irnos ya.
Creo que soy yo ahora al que se le enturbia la mirada. No pensé que él hubiera venido a la habitación para llevarte. No pensé que tendría que perderte tan pronto para siempre. Noto un repentino nudo en la garganta y entreveo un destello de culpa y dolor en tus ojo azules. Azul ardiente, azul brillante. Azul descontrolado, frenético. De nuevo siento el deseo que tu mirada, vivo reflejo de la mía. Ya no veo el miedo o la inseguridad en ti, tan sólo el desenfreno. Apenas nos queda un minuto y tú lo sabes.
Es ahora o nunca.
Entonces siento un dolor repentino en la mano y noto cómo me muerdes. Lujuriosa, enloquecida, me muerdes, clavas todo lo hondo que puedes tus dientes en mi piel, y yo te arranco bruscamente mis dedos de tu boca y estampo mis labios allí. Ahora soy yo el que te muerde, frotando demasiado fuerte mi lengua por tu lengua. Siento que te estoy haciendo daño, siento tu gemido de placer brotar por tu garganta e intentar reprimirse en tu boca.
En un último instante, te miro de nuevo a los ojos, dándote la oportunidad de arrepentirte de esto y separarte rápidamente de mí, antes de que me consuma el deseo. Pero es ahora o nunca y tú lo sabes.
Entonces te saco de un movimiento el jersey por la cabeza y se me seca la garganta mientras exploro tu piel con mis manos. Me desplomo deliberadamente sobre ti, y tú abres los muslos. Esta vez no intento reprimir mi placer, y exhalo un profundo jadeo. Tu gemido es el eco del mío, tus labios son mis labios y ni siquiera nos importa cuando se abre bruscamente la puerta del armario, y entra la luz enfermiza de la habitación azul, y alguien que ya no existe para nosotros pronuncia tu nombre horrorizado. Ahora mismo sólo somos tú, yo, el jersey a rayas arrugado, y un último minuto que se consume poco a poco entre el placer.

5 comentarios:

alemii dijo...

¡¡Diooos!!¡¡Cómo sube el nivel!!
Cada vez más intriga,más excitación,más...bueno,más HOT!!xD
Que no se acaben estas historias,son adictivas,como droga!

Nirei dijo...

Feliz cumpleaños...

David Nicolalde dijo...

guau!!!!!!!!!

manacrece dijo...

ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO CON ALEMI ! Me encanta, no puedes parar de escribirlas, eeh? son muuuuuuy adictivas;)
MUUY MUUY FELIZ CUMPLEAÑOS

raqui-ra dijo...

es precioso por dios yo tambien te pido que sigas escribiendo, sabes que tus libros e historias son las que leo con mas ansia y deseo, porque me encantan, sabes a que me recuerda una de ellas a la pelicula un enrredo de lujo, bss tq pliss sigue escribiendo