sábado, 6 de febrero de 2010

NOSTALGIA

Extiendes tus brazos, rodeando todo mi cuerpo.
Acercas hacia mí tus manos y las posas ardientes en mi cuello, deslizándolas hasta mi corazón. Lo sientes latir. Es una sensación muy cálida.
Entonces tus dedos comienzan a hundirse en mi piel, rápido, sin darme tiempo a cubrirme y protegerme, tus manos desgarran mi carne y grito, un alarido de dolor profundo, y tú me escuchas y paraces excitarte con mi sufrimiento y me rompes con ahínco, con anhelo, abriéndote paso entre las venas que estallan y mis músculos calientes hasta llegar al corazón. Tus dedos rodean los latidos y se ciernen sobre ellos aprisionándolos hasta ahogarlos. Ahora todo está salpicado de sangre, y tú lo tiñes todo, estás en todo. Sacas lentamente mi corazón de su hueco, arrancándome con un suspiro lo que me queda de vida, y lo guardas en algún sitio que yo no alcanzo a ver.
Entonces hundes tú la mano en tu pecho, con placer, y extraes de tus entrañas otro corazón latiente, cálido y violento, demasiado grande. Sin darme tiempo de nuevo a reaccionar, ahondas de un mordisco el agujero de mi pecho. Ni siquiera yo me doy cuenta de que estoy gritando hasta que me tapas la boca con tus labios ardientes. Y con un rápido movimiento, metes tu corazón en mi pecho, donde antes estaba el mío. Es demasiado potente, algo para lo que no estoy preparada. Me duele a cada latido.

Alargas un poco más tu beso, que lentamente se hace más suave y débil, y con una caricia que casi no logro percibir entre el delirio, cierras la herida sangrante de mi pecho. Estoy al borde del vacío y puedo sentirlo. Se me nubla la vista.
Tiernamente, limpias con tus propias manos la sangre de mi piel, y besas por última vez mi cicatriz.


Ya no sangra. Ya no existe es herida. Nunca ha existido. Pero la cicatriz quedará para siempre, y tus latidos seguirán lastimándome eternamente, dentro de mí.
Te echo de menos. Te has dejado olvidado tu corazón en un recoveco de mi cuerpo, y te has llevado el mío.

Nostalgia.

3 comentarios:

Selina dijo...

Violenta metáfora.
Parece que la nostalgia se mete en mi cuerpo, ahogando mi corazón y dejándome sus latidos del pasado anhelado en lugar del presente.
No creo que se entienda así la primera vez que se lea, peor contando con esta explicación, tal vez le encontréis más sentido ^^

T_T

Susurro lascivo dijo...

Las nostalgia es el peor de los sentimientos... añorar algo (más bien alguien) que ya no tenemos...

Shiroki dijo...

Que triste historia, pero que hermosa y real..
La nostalgia, ese mal tan cruel, tan amargo...tan...terrible...
Y que bien lo has expresado para mi gusto, hay momentos que al leerte me pierdo, porque me meto tanto en la historia, que ya no sé...si realemente es una historia...o si es real..