sábado, 14 de mayo de 2011

CONTRARIOS

Te juro que no entiendo
mi manera de quererte.
Esos vértigos entre cenizas
que deshaces a diario
con preguntas;
y sin necesitar negar el óxido
éste desaparece dejando un rastro naranja.
No entiendo la sensación de perderte
que me come y devora porque se sale de las tuercas;
y no son palabras reutilizadas que rozan
de verso en verso
sino una declaración absurda
al eterno sueño de las farolas.


No comprendo sobre todo
mi manera de no entender;
los azules, el lila enfermo,
ese pantano turquesa que adoro
no poder calcular.

Llevo midiendo todas estas palabras
en un mordisco inapropiado
porque realmente todo parece metido
en un bote de contexto.

Sumergida y comprendiéndolo todo desde el vientre de un pulpo,
después de azul físico y portales submarinos,
el miedo que me paraliza con sabor a bisturí
es el de estar
casi en secreto
y entre un compromiso moribundo,
enamorándome
-siempre en silencio-
de ti.

2 comentarios:

Nirei dijo...

Uhm, este está bien.

alemi dijo...

Sabor a bisturí, me gusta.
¡FANTÁSTICO!