jueves, 5 de noviembre de 2009

MANCHA NARANJA (¿historias de color morado?

-Te dejo- la voz se le quebró en la última sílaba y acabó en un jadeo
Él no se dio la vuelta. Sus hombros no se movieron.
-Te dejo, porque...- se obligó a sí misma a mirar aquel jersey naranja que le daba la espalda- ...porque...- la garganta se secó de pronto y sus ojos se llenaron de lágrimas ardientes poco a poco. Ya no podía hablar. No sería más que un sollozo. Algo que la traicionaría de nuevo. ¿Qué podía decirle? "Te dejo porque tengo miedo, amor, tengo miedo de que me olvides de nuevo, tengo miedo de lo que pasará cuando llegue el invierno y yo me vaya otra vez. Tengo miedo de no poder soportarlo, de quererte demasiado..." - Te dejo porque ya no te necesito...
Agachó la mirada y contuvo la respiración para evitar el llanto. Empezó a mover los pies. No sabía a dónde le lleveban. Sólo distinguió una mancha naranja cuando pasó por delante de él y lo dejó atrás. Se obligó a sí misma a no volverse, a no mirarlo a la cara con ojos suplicantes, rogándole en silencio que la tomara de nuevo en sus brazos y le dijera "no te vayas"

4 comentarios:

Nirei dijo...

ú_u

Selina dijo...

¿ú_ù? Gracias por tu comprensión ^^

Yumi dijo...

Se me ha encogido algo en el pecho al leer por segunda vez ese texto, es muy doloroso pero a la vez tiene un encanto melancólico, no sé si será una vivencia tuya personal o no, pero es muy triste.

Un beso guapa ^^

Suzy dijo...

Wow, es precioso.
He estado ojeando entradas tuyas, desde la última vez que no me pasba por blogspot.. reconozco que, me apena mucho no haberlas vivido día a día y comentar en todas ellas, me han gustado mucho.
Felicidades por el blog que crece, a partir de ahora, te seguiré lo más a menudo que me sea posible ^^